Diferencia entre el Empoderamiento y el Sentido de Prerrogativa

Mtra. Andrea Quijas Aguilar

Blog150

A través de diferentes épocas en la historia de la humanidad, filósofos, y pensadores en general siempre hablan de los contrastes y contradicciones de nosotros los humanos. Esto me hace pensar que no tiene que ver el contexto, las dicotomías son parte de nuestra constitución como individuos. Una de estas contradicciones contemporáneas, que veo cómo se presentan más frecuentemente en niños, adolescentes, adultos jóvenes, tardíos y personas de la tercera edad por igual es la dificultad para entender el justo medio entre la baja valoración personal y el alto sentido de prerrogativa, llamado empoderamiento.

Decidí escribir este artículo pues siento que estos términos se alejan de la falta de amor propio y pueden confundirse debido a que tienen algunos elementos en común. Si tuviéramos una escala en el extremo negativo, pensado como la falta de estima personal tenemos a la baja autoestima; no creo que tenga merecimientos o competencias, no acepto la visión positiva de los demás en mí, probablemente suelo tener pensamientos rumiantes pesimistas sobre quien soy yo, lo que he logrado y puedo lograr. En el extremo opuesto positivo, entendido como desmedida estima personal tenemos el alto Sentido de Prerrogativa.

La Prerrogativa se define como el privilegio, beneficio o dispensa que se concede a alguien para que goce de ello; normalmente estas prerrogativas venían incluidas con nombramientos reales o de autoridades importantes en los estratos sociales. Yo defino el alto Sentido de Prerrogativa en personas que se sienten con derechos por encima de las demás personas, derechos que no han trabajado y que normalmente no merecen por competencias; simplemente quieren ejercer estos derechos por el simple hecho de ser ellos.

En los niños es muy claro ver chicos y chicas berrinchudos porque sienten que tienen derecho de ser atendidos en un tiempo y de una manera en que ellos mismos dictan. Los adolescentes que creen que tienen derecho sobre las últimas marcas de ropa o de tecnología por el simple hecho de existir. Y este comportamiento se aprecia en adultos desde exigir un servicio al cliente superior al establecido por el lugar porque “no sabes con quien estas hablando” hasta codiciar a personas o cosas y tratarlas como desechables al capricho del deseo del sustentante de la prerrogativa.

Estos ejemplos no son manifestaciones saludables de una estima equilibrada, simplemente son actitudes que transgreden al otro; muestran falta de madurez, autogestión, sentido de pertenencia a la sociedad, empatía, compasión, inseguridad y una abismal desconexión entre su persona pública y su individualidad personal (probablemente derivada del miedo a que todos se den cuenta que no me gusta quien soy)

Entonces como dice el dicho: ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre. El justo medio equilibrado entre la pobre estima personal y la compensación en sentido opuesto llamada Sentido de Prerrogativa se llama Empoderamiento. El génesis del Empoderamiento inicia con la relación individuo-comunidad, se refiere a una serie de procesos personales por los cuales un individuo busca mejorarse para impulsar y beneficiar a la comunidad. Oye Andrea pero entonces… si yo soy una mujer guerrera, luchona, independiente ¿soy empoderada? Depende! ¿Todo este guerrerar, luchar e independencia la estas utilizando para mejorar tu comunidad (desde la familia, amigos, vecindario, colegas, etc) o la usas como bandera para dejarle tus hijos a tu mamá e irte a bailar con tus amigas?

Las personas verdaderamente empoderadas tienen la posibilidad de sentirse cómodas con su evaluación y sentido de persona; entendiendo que hay mucho aún por hacer, pero agradeciendo y disfrutando el proceso. Son aquellas que elevan a las personas que tienen a su alrededor, evitando dar hasta quedarse sin nada (pues comprenden que eso no es bienestar), saben que su salud mental y física impacta en la salud de la comunidad.

Si te identificaste con un alto Sentido de Prerrogativa, puede impedirte la posibilidad de trascender mas allá de aportaciones monetarias o superficiales, lo que derivaría en procesos de soledad autoimpuestos profundos, pues en lugar de conectar con los demás pasaste mucho tiempo poniéndolos a todos en su lugar según tus cánones, y este tipo de personas sobran en el país y no ayudan a construir un mundo mejor.

Si tienes algún comentario o quieres estar en contacto con nosotros te invitamos a darle like a nuestra Fan Page: https://www.facebook.com/WellbeingCounselingmx/ o escríbenos a andrea.quijas@well-being.com.mx Si quieres un acompañamiento personalizado para algún proyecto que tengas en mente puedes visitarnos en http://www.well-being.com.mx

 

 

Un comentario en “Diferencia entre el Empoderamiento y el Sentido de Prerrogativa

  1. Pingback: Bienestar Económico Cuando lo Menos Importante es el Dinero – Blog WellBeing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s