Una norma que cuida el bienestar y la salud laboral: Bienvenida!

Mtra. Silvia Aguilar

Blog154

En octubre del 2019 entró en vigor esta norma para todos los centros de trabajo en México según la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Las redes sociales nos advirtieron de su llegada con Fake News que nos decían cosas como: Ahora puedes demandar a tu patrón hasta por $500,000.00 si tu trabajo te genera estrés o tu jefe te manda mensajes a tu casa en horas fuera de oficina. Nada mas falso…

Revisemos algunos datos proporcionados por la STPS y la OMS, considerando que es de los países con mayor número de horas trabajadas a la semana:

  • 37 millones de personas padecen trastornos del sueño, lo cual es ya un problema de salud pública.
  • Un trabajador falta a sus labores hasta 25 días al año cuando sufre depresión, 20 si sufre ataques de pánico, 14 si sufre estrés post traumático y 20 si padece ansiedad.
  • Se estiman 4 millones de trabajadores con depresión, lo que implica 100 millones de días perdidos sólo por esta causa.

La OMS determinó que cada 40 segundos una persona se quita la vida, en México el suicidio es la segunda causa de muerte en jóvenes de entre 15 y 29 años y el índice ha crecido exponencialmente en los últimos 13 años. La depresión incrementa a su vez el porcentaje de ausentismo en las empresas lo cual genera un fuerte impacto en la productividad, por ejemplo:

  • El ausentismo laboral representó en promedio el 7.3% en el costo de la nómina anual de las empresas mexicanas y una pérdida promedio del 23.80% en la productividad
  • El 67% de las empresas y trabajadores encuestados notaron un patrón de tasas más altas de ausencias no planeadas en lunes o viernes.

El estrés laboral es una problemática que padecen otros países como China, Japón y Corea de Sur donde la cultura hacia el trabajo es cuestión de honorabilidad y el trabajo esclavizante es el resultado de honrar al patrón. En México trabajamos para satisfacer nuestras necesidades más básicas y la higiene y seguridad en el trabajo contempla que las empresas se preocupen por el bienestar de las personas que trabajamos y por crear climas organizacionales sanos.

La Norma 035 obliga a las empresas a detectar entre sus colaboradores factores de riesgo psicosocial que afecten la salud emocional de los colaboradores, es decir las condiciones presentes en el trabajo que puedan perjudicar la salud de los trabajadores, por ejemplo: La organización y planeación de mi trabajo: ¿Cuánto tiempo le dedico a mi trabajo?, ¿Interfiere con mi vida familiar?, ¿Tengo que trabajar cuando llego a casa porque la carga es excesiva?, ¿Puedo tomar mis propias decisiones sobre la forma en la que me organizo en el trabajo?, ¿Tengo un jefe respetuoso que me escucha y le da importancia a mis opiniones?, ¿Me llevo bien con mis compañeros de trabajo?, ¿Logramos trabajar colaborativamente porque hay un clima de confianza?, ¿Tengo posibilidades de crecimiento y desarrollo, puedo actualizarme y capacitarme en mi trabajo?, ¿Las actividades que desempeño son atractivas para mí?, ¿Duermo bien?

La Norma 035 sugiere que por lo menos una vez cada dos años las empresas detecten por medio de la aplicación de cuestionarios, los factores de riesgo entre sus colaboradores, así como también detecten la calidad de los climas organizacionales para poder diseñar Programas de Prevención que permitan la salud y el bienestar entre los trabajadores. Mas que funcionar bajo sanciones, multas o demandas, debemos generar una cultura de trabajo sana que nos permita desempeñar nuestro trabajo en bienestar para lograr nuestras metas y objetivos ya que cada uno de nosotros es responsable de crear la salud organizacional de nuestra empresa o destruirla. La mejor manera de saber cuáles son mis aportaciones al bienestar es evaluar mi salud emocional y determinar si mi trabajo forma parte de mis metas y objetivos personales o si el lugar y el tipo de trabajo me generan bienestar.

El despertador es un excelente indicador de ello. Si al sonar por la mañana, me despierto feliz y con energía para trabajar es una buena señal; pero si, por el contrario, al sonar maldigo ese y todos los días, probablemente sea el momento de cambiar de trabajo o el tipo de relación que tengo hacia él, hacia mi jefe, mis compañeros y hasta mis clientes. Lo peor que puede suceder es seguir en una rutina que no me genera bienestar.

¡Feliz 2020!

Si tienes algún comentario o quieres estar en contacto con nosotros te invitamos a darle like a nuestra Fan Page o escríbenos a silvia.aguilar@well-being.com.mx Si quieres un acompañamiento personalizado para algún proyecto que tengas en mente puedes visitarnos en www.well-being.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s