Ordenes, Opiniones, Críticas y Siéntese Señora!

Mtra. Andrea Quijas Aguilar

Blog165

Este articulo nace de algunos comentarios que he escuchado en padres de familia, maestros, directivos, coordinadores… pareciera que la mayoría de los adultos tienen este problema: Los subordinados no quieren hacer x, a mis hijos no les gusta y, que pasa si los alumnos no hacen w, por mas que les digo a los del turno no me hacen caso, ya hablé con mis supervisores y no quieren…

No se si están viendo un patrón aquí, pareciera que todos lo que se niegan a hacer cosas no les queda claro que no les están pidiendo un favor, sino que es una orden-indicación. Y desde que digo orden mucha gente ya se siente incómoda, son esas personas que me dicen Andrea, es que no me gusta la confrontación. Pero hay que entender que una discusión asertiva es una confrontación también, no todas las confrontaciones tienen que ser violentas o a gritos. Pero cuando das una orden no hay espacio para opinar, puedes criticarla, pero para ello tienes que aportar y si solamente estas quejándote por neci@ entonces te toca el maravilloso, ya siéntese señora o cállese viejo decrepito.

Normalmente tenemos broncas con la autoridad, eso es tema de otro café el porque y de donde viene y a donde va; el punto es que las tenemos y cuando una autoridad da una orden-instrucción hay una razón para que esto suceda; y creo que aquí es donde radica el problema, no en la orden sino en la forma de transmitir la importancia de la misma en el ordenado. Los padres ordenan para educar a los hijos, los maestros ordenan para cumplir con los objetivos didácticos, los superiores ordenan a los subordinados para lograr las metas de la compañía. Es poco probable que el que da la orden haya diseñado las reglas sociales o el objetivo académico o las metas de la compañía, de la misma forma que nadie le pregunto a los subordinados si les parece o no acatar la norma.

Y en esta controversia nos atoramos, porque cuando un adolescente me responde con un comentario ácido que invalida mi orden; entonces mi agüito y o me enojo y ataco o me apachurro y permito que me siga hablando con las pompas. Y estas 2 reacciones pasan con la mayoría de los adultos que faltan de rapport, liderazgo, empatía, motivación, confianza y sentido de autoridad.

No se sientan mal por los subordinados tienen 2 herramientas, que de saber usarlas, garantizarían una comunicación más abierta para no ser robotitos que solo siguen órdenes; por que resulta que las órdenes no siempre toman en consideración la experiencia de la realidad que si tiene el subordinado.

Opinión: Según la sensual rae es un juicio, valoración respecto de algo o alguien. Cualquiera tiene derecho a emitir un juicio; ooooobviamenteeeeee las opiniones de las personas más informadas, tendrán mas posibilidad de aportar positivamente al conocimiento general. Pero igual podemos opinar idioteces y no pasa nada.

Crítica: Es un tipo de opinión fundamentada con hechos de manera pública; fíjense como estoy diciendo opinión fundamentada y nunca dije favorable o desfavorable, tampoco dije que si lo que fundamento es verdad o es mentira, mientras te explique porque opino lo que creo estoy ejerciendo mi pensamiento crítico.

Cuando solamente estoy escupiendo necedades porque yo lo digo, porque no me gusta, porque no quiero, porque si me gusta, porque yo lo digo, porque si entonces me merezco un SIENTESE SEÑORA o un CALLESE VIEJO DECREPITO.

Si es momento de escuchar, ayudar a los subordinados a dar criticas para sumar a la orden-instrucción es muy efectivo para modificar las reglas y normas; encontrar nuevas formas innovadoras para resolver problemas y simplemente los momentos de pluralidad dentro del respeto siempre nos ayudan a sentir que pertenecemos y que aportamos al grupo.

No siempre es momento de escuchar, sobre todo en situaciones de emergencia, en momentos en los cuales la autoridad tiene un panorama que es posible que el subordinado no haya visto o tomado en consideración. Muchas veces la autoridad tiene más información, más experiencia y no puede expresar efectivamente todo esto al momento de buscar el cumplimiento de la orden instrucción. Es por ello que las figuras de autoridad trabajen en la calidad de sus relaciones, en el capital emocional, inviertan en el salario emocional de sus subordinados para crear liderazgos inspiracionales que faciliten la transmisión de la comunicación.

Si tienes algún comentario o quieres estar en contacto con nosotros te invitamos a darle like a nuestra Fan Page o escríbenos a andrea.quijas@well-being.com.mx Si quieres un acompañamiento personalizado para algún proyecto que tengas en mente puedes visitarnos en http://www.well-being.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s