Expropiar la educación en México

Mtra. Silvia Aguilar

Cuando escucho hablar de países en donde no existe la educación particular o bien existen muy pocas escuelas particulares y que son solo económicamente alcanzables para unos cuantos, inevitablemente pienso en la calidad educativa y la relación costo beneficio que esto implica. Algunos de los países que se encargan responsablemente de brindar educación de calidad se encuentran en el ranking de los mejores en cuanto al nivel académico de su población. En mi país es muy diferente, cuando era niña, mis padres hicieron un gran esfuerzo para pagarles a sus hijos una educación privada, mi madre que hoy tiene 93 años estudió su educación básica en una escuela pública, después obtuvo una beca para estudiar en una escuela particular y su proceso de adaptación no fue muy bueno, tampoco había una gran diferencia entre la calidad educativa que ella tenía y la que proveía la escuela para señoritas en donde ingresó.

Yo tengo 60 años y siempre estudié en escuelas privadas solo para niñas, los varones estaban en otras instalaciones y nunca nos mezclaban. Mi nivel educativo siempre fue el mejor. Pagué un precio muy alto no solo en lo económico para poder pagarle a mis hijos una escuela particular, me hubiera encantado que el estado hubiera provisto de una educación de calidad para mis hijos porque cada pago de colegiaturas lo hacía casi casi con mi sangre. Una educación que les permitiera tener el mismo respaldo y prestigio para encontrar un trabajo cuando lo necesitaran sin ser discriminados por el tipo de universidad particular en donde estudiaron. Pero la realidad en México siempre ha sido otra…

La educación que provee el estado o la federación no es ni soñando del nivel que la abuela recibió, los trabajadores de la educación pública en mi país pertenecen a uno o varios sindicatos famosos por sus actos de corrupción en donde lo que menos importa es la educación. Por otro lado, la educación particular “de calidad” es cada vez mas inalcanzable económicamente para las familias de clase media o media baja. Y proliferan las llamadas “escuelas patito” de bajos costos, pero de bajo nivel académico también y donde aterrizan aquellos alumnos que no encontraron cupo en las escuelas públicas porque no tienen capacidad y que no pueden pagar una escuela cara porque las colegiaturas son inalcanzables.

Este mes de Mayo del año 2020, el gobierno de Puebla, una de las entidades federativas de mi país con el mayor número de escuelas privadas, anunció la nueva ley de educación para el estado de Puebla, elaborada a escondidas y rápidamente en 3 días, para ser aprobada con la misma velocidad. Ninguno de los actores ha sido llamado a revisar, ni tampoco han concedido la posibilidad de diálogo ah… y por cierto, en plena contingencia por coronavirus. No existe en esta ley, ninguna posibilidad de mejorar las condiciones de educación de mi país, es ambigua pero si habla claramente de que los muebles e inmuebles destinados a la educación incluyendo los particulares forman parte del Sistema Educativo Estatal, lo cual suena a expropiación y aunque el gobernador diga lo contrario y llame a los particulares a ejercer su derecho de amparo, ninguna otra autoridad federal ha dado la cara o ha salido a clarificar este procedimiento.

Puebla ha ganado ser el estado piloto para expropiar la educación y no era de extrañarse, es la entidad con mayor número de escuelas y universidades privadas 3426 escuelas privadas en todos los niveles y 486 universidades para ser exactos. Datos proporcionados por el Sistema Nacional de información y estadística educativa. El final de esta historia es predecible y será tal vez desgastante mientras todos corren a ampararse y salvaguardar sus instalaciones y propiedades.

La pregunta es ¿quién se preocupará por salvaguardar la educación? ¿Quién diseñará nuevos estándares de calidad prescindiendo de los famosos RVOES que permita la empleabilidad para que los jóvenes no tengan que cursar eternas licenciaturas muchas veces con obsoletos contenidos y terminen endeudados por financiamientos de locura que muchas veces no pueden pagar porque no tienen empleo y si lo tienen, el sueldo no les alcanzará?

¿Quién pensará en los papás que gracias a la contingencia se dieron cuenta que su hijo de quinto de primaria no sabe dividir, que su maestra tiene pésima ortografía y que pagar la colegiatura resulta un sacrificio enorme para la familia?

Pensar en que la educación será expropiada en mi país no es una buena idea ni la solución, pero pensar en que muchos particulares tampoco han cumplido su compromiso con la educación y la han prostituido preocupándose más por la matrícula sobreprotegiendo a los alumnos para que no se den de baja, pagando sueldos bajos a los profesores, privilegiando a los dueños y manejando escuelas como empresarios sin tener la más mínima idea de educación tampoco es una buena idea, es una pesadilla.

El destino nos ha alcanzado…

Si tienes algún comentario o quieres estar en contacto con nosotros te invitamos a darle like a nuestra Fan Page: https://www.facebook.com/WellbeingCounselingmx/ o escríbenos a silvia.aguilar@well-being.com.mx Si quieres un acompañamiento personalizado para algún proyecto que tengas en mente puedes visitarnos en www.well-being.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s