La importancia de la educación y su impacto con la sociedad actual

Mtra. Silvia Aguilar

INTRODUCCIÓN:

                Estudiar la historia y la historiografía de la educación en México permite identificar los factores sociales, políticos y económicos por los que atravesó nuestro país y cómo estos factores influyeron en el desarrollo de un ideario de educación para un pueblo que terminaba el período de revolución y tenía la necesidad de reconstruir sobre bases sólidas. Sin lugar a duda, la educación era una importante herramienta para generar ese nacionalismo tan necesario para edificar un nuevo México. Conocer la historia, nos permite comprender el presente, valorar los aciertos y aprender de los desaciertos, es indudable que el nacimiento de la Secretaría de Educación Pública en 1921 resultó un parteaguas del crecimiento y la expansión de la educación en México hasta prácticamente mediados de la década de los 80´s. A casi cien años de su fundación, México logró construir el quinto sistema educativo más grande del mundo con 34 millones de alumnos, 2 millones de docentes y cerca de 260 mil planteles en todo el país.[1]

                Un siglo después, las necesidades también se han incrementado no solo en cuanto a cobertura en poblaciones alejadas y marginadas, sino también en cuanto a rezago educativo, la brecha es cada vez mayor entre pobreza y educación aunado a nuevos factores como la violencia, la inseguridad y la desigualdad en la sociedad. De pronto el maestro rural se convirtió en un personaje de una historia de superhéroes en donde pone en riesgo su vida al intentar llegar a su comunidad para impartir sus clases. Pareciera que, en algunos casos, el paso del tiempo se detuvo, como se detuvo la inversión en infraestructura, en tecnología y en el bienestar de todos los actores. Las escuelas cuentan no solo con deterioros estructurales y físicos, también con la falta de preparación docente para establecer conexiones emocionales necesarias con sus alumnos que les permitan crear espacios armoniosos para que se pueda generar el aprendizaje.

                La intervención de organismos internacionales vinculados con la educación y el desarrollo se da después de la segunda guerra mundial, estos organismos también han impactado en la educación con alianzas institucionales y la generación de proyectos de crecimiento que suman los perfiles de expertos en educación para generar una visión a futuro sostenible en el tiempo con el objetivo de lograr la calidad en la educación. Uno de los más recientes proyectos es el de la UNESCO, en cooperación con el hoy extinto Instituto Nacional para la Infraestructura Educativa (INIFED) ambos generan el proyecto “Hábitat escolar para el aprendizaje de calidad en el siglo XXI”[2] cuyo objetivo principal es la creación de espacios físicos y mobiliario adecuados para el aprendizaje. Sin embargo, a la llegada y la salida de partidos políticos, gobernantes con visiones, egos e intereses diferentes, han desaparecido Instituciones que en su momento vincularon con estos organismos en proyectos con una visión hacia el 2030, hoy queda en el lugar del INIFED el Consejo de Infraestructura Educativa. Estos cambios institucionales dificultan la efectiva implementación y seguimiento de estos proyectos, así como su impacto, dado que cuando se espera la terminación, seguramente habrán entrado y salido un par de partidos más, egos nuevos y visiones disonantes, siendo la educación la última de sus prioridades en las agendas saturadas de intereses creados.

Es por lo anterior que el presente ensayo pretende exponer con situaciones actuales cómo mediante los aciertos y desaciertos históricos del sistema educativo mexicano y con las influencias de los organismos internacionales o sin ellas, la educación que se imparte ha formado a una sociedad que paga un precio alto por la caducidad  de un producto que ya expiró, cerrando al parecer un ciclo con la llegada de la pandemia provocada por el SARS Co-V2  porque la historia de la educación en México se escribirá teniendo esta contingencia sanitaria como un parte aguas, como un antes y un después sin la capacidad ni el interés de las autoridades para enfrentar debidamente el problema. Se abordará el abismo existente entre la educación privada y la pública con sus diferentes enfoques, así como también el rol del docente como responsable de su propia capacitación y formación profesional para desarrollar un nuevo perfil que le permita acompañar eficientemente a sus alumnos en los procesos de formación sin centrar el conocimiento en su persona para que deje de ser un mero espectador y se convierta en actor del cambio.

La Escuela Privada vs. Escuela Pública:

                Aún en los tiempos de crecimiento y desarrollo de la Secretaría de Educación Pública y en su afán por consolidad un Modelo Educativo acorde a las necesidades sociales está presente el rápido crecimiento poblacional y la incapacidad no solo de cobertura, sino de la administración y la gestión de la educación. La insistencia por separar la religión de la educación y la búsqueda del laicismo terminaron con en solo intentos que retornaron al mismo punto, la falta de capacidad del estado para dar cobertura física y calidad en la educación.

 Pareciera, entonces que el nacimiento de la escuela privada fuera solo provisional, en lo que la pública tuviera mayor presupuesto e infraestructura para crecer y dar la cobertura necesaria. Pero la realidad es que esto no sucedió así, hasta hace algún tiempo la escuela privada representó el derecho de los padres a elegir la mejor opción para sus hijos y se etiquetó a la escuela privada como una opción solo para un segmento de población con mayor poder adquisitivo dividiendo para algunos criterios en escuelas de ricos y escuelas de pobres. Ante la demanda de escuelas privadas, la educación se convierte en un mercado negro en donde no siempre existe una correlación entre el costo y el beneficio recibido, favoreciendo la desigualdad, priorizando en la matrícula, no en la calidad y perdiendo de vista los idearios educativos que borra todo intento de lograr una educación plural, en igualdad y en calidad educativa.

Carmen Rodríguez Martínez menciona en su artículo “Escuela pública: única garantía del derecho a la educación”[3] que “-La única garantía de que se cumpla el derecho a la educación es que la escuela pública tenga una financiación mayor, porque es la única que puede compensar las desigualdades de las familias y respaldar el derecho a la pluralidad”-  Es la Ley General de Educación (LGE), aprobada el 20 de septiembre del 2019 que fundamenta el grado de compromiso y tutela que el Estado Mexicano tiene para garantizar el derecho a la educación de los niños y jóvenes en nuestro país. Sin embargo, en la ciudad de Puebla Capital, el 15 de mayo del 2020 y con gran rapidez, el Congreso poblano aprobó la nueva Ley de Educación del estado de Puebla (LEP) y que en su artículo 105 vulnera la libertad de la propiedad privada al referirse a todos los bienes muebles e inmuebles de las instituciones particulares forman parte del Sistema Educativo Nacional. Cabe mencionar que Puebla es una de las entidades federativas con mayor número de escuelas y universidades privadas con 3426 escuelas en todos los niveles y 486 universidades[4]. Esta ley, dice Miguel Ángel Rodríguez[5] aparece en la película de la oposición, como si el ardor por dar cumplimiento efectivo a la educación de los niños y jóvenes poblanos se fuese a resolver en una expropiación colectiva de empresas educativas.

Para aquellos que fuimos testigos de los acontecimientos, se pudo observar la enorme preocupación de las universidades y escuelas privadas por ampararse y proteger sus  propiedades y bienes, también su preocupación por recuperar carteras vencidas sin la recurrente e ilegal práctica de retener los documentos oficiales de los deudores, pero no existió ninguna acción que protegiera y garantizara ante todo, la calidad educativa y el derecho a la educación que siguen teniendo los principales actores de esta historia: los niños y los jóvenes. El resultado de esta historia continuará, el aprendizaje que se obtiene es que una vez más, la educación fue desplazada en la lista de prioridades de la agenda política y económica poblana. Aunque existan mesas de diálogo donde las promesas de revisar los artículos mal redactados y entendidos deriven en una muy conveniente ambigüedad que solo cubre los intereses de unos cuantos actores de una obra a la que no fueron llamados a escena son los principales protagonistas: de nuevo, los niños y los jóvenes mexicanos.

El Desarrollo y la Formación Docente:

Como dice Peter Sloterdijk en su libro Crítica de la razón cínica: ira y tiempo[6] “Desde mi punto de vista sociopsicológico, la modernidad podría definirse como la imposibilidad de acertar en la educación de los individuos, de educarlos hasta el final: Tan solo se dan diplomas pero ninguna madurez”.

El tiempo en el que se desarrolla la actividad docente en cada contexto social e histórico ha sido definitivo para la forma de plantearnos y de percibir la docencia. Es decir, en 1945 con la creación del Instituto Federal de Capacitación Magisterial se tenía la necesidad de formar un perfil docente en las Escuelas Normales que pudiera educar e influir en las comunidades desde el nacionalismo y la solidaridad que el estado necesitaba para consolidar los idearios políticos del momento. Los profesores formaban parte de la comunidad y eran acogidos por ella, el maestro era la figura que instruía, formaba, con los privilegios de la sabiduría que incrementaba con la edad, el maestro siempre tenía la razón, era la imagen del juez y el ejecutor.[7]

En la actualidad, la figura del profesor se ha deteriorado en algunos aspectos y se ha fortalecido en otros. La actualización y la formación es ahora responsabilidad de cada docente, sería inmaduro culpar a las instituciones por la falta de capacitación que tenga un docente. Los profesores actualizados han aprendido que la educación actual debería estar centrada en el alumno[8] y que el profesor deja de ser el contenedor absoluto del conocimiento para convertirse en un acompañante del proceso de aprendizaje de los alumnos especialmente en esta era de la tecnología y de la sociedad del conocimiento. Aquellos docentes que tengan la visión de educarse continuamente y mantenerse actualizados en su área del conocimiento serán los que puedan mantener su nivel de competitividad laboral y no solo eso, sino que también podrán aportar de una mejor manera al crecimiento y desarrollo de las nuevas generaciones. No es cuestión de recibir diplomas, es cuestión de tener vocación, madurez y compromiso con la educación para establecer con los alumnos esas conexiones emocionales necesarias para generar el aprendizaje mucho más allá de solo vaciar contenidos.[9]

Es un hecho que a la llegada de la pandemia a nuestro país por el virus SARS Co-V2, el próximo ciclo escolar iniciará exactamente como terminó, por medio de la educación en línea, un sistema que, en honor a la verdad, no estamos preparados aún a pesar de las capacitaciones docentes sobre el uso de tecnología y plataformas educativas impartidas especialmente por las escuelas y universidades privadas. Tampoco contamos con la infraestructura necesaria de cobertura para poder llegar a todos lo alumnos que viven en comunidades lejanas. Pero más allá de si el profesor conoce las plataformas, debemos analizar el problema en cuanto a la didáctica y la estructura curricular no solo de las materias sino también de los planes y programas de estudio que fueron diseñados para ser impartidos de manera presencial, no virtual. El exceso de materias que un alumno lleva en cada ciclo provoca la sobresaturación de tareas y actividades que los profesores destinan en el afán de cumplir condicionadamente todo el programa completo sin considerar los estados emocionales de los alumnos ni tampoco el estado emocional del docente.

La educación a distancia modifica la práctica docente y desde luego, afecta la relación maestro-alumno. Si presencialmente el profesor tuvo problemas de didáctica, esos mismos problemas se agravarán en sus clases en línea porque el problema de origen es desde la metodología, no desde el dominio de la materia. Las universidades privadas deben cubrir la formación docente como un indicador de logros académicos, sin embargo, el problema surge en la forma de evaluar si el profesor está implementando lo aprendido en su programa de entrenamiento porque no existe una forma de medir este impacto. La mayoría de los profesores de universidades trabajan por hora-clase, no se encuentran de manera permanente en las universidades y los profesores que trabajan de tiempo completo en ellas, tienen tal exceso de actividades administrativas que la docencia y la capacitación no son prioritarias dentro de su lista de funciones y responsabilidades y mucho menos se encuentra como tema prioritario y sobre todo estratégico en las agendas de las autoridades educativas.

En el caso de la educación básica, en donde los niños no tienen acceso a tecnologías en sus aulas, significará entonces que el nivel de desigualdad entre los alumnos crecerá todavía mas durante la etapa de confinamiento por la pandemia, condición que resultará irreparable para miles de niños en México[10] por el rezago educativo que requerirá de muchos años para subsanar.

CONCLUSIÓN:

                La sociedad mexicana merece tomar un nuevo rumbo en la educación que satisfaga las necesidades reales, la educación no está para resolver los problemas del estado, como fue concebida en el siglo pasado. El estado ahora deberá resolver los problemas de educación que provocó, pero ante la incapacidad institucional para que esto suceda, las actuales generaciones y la sociedad civil tendrán que actuar a su propia suerte. La desescolarización que resultó tema en alguna agenda perdida hoy a partir de la pandemia será una práctica común en las familias preocupadas por la educación de sus hijos donde el hogar y la escuela serán un mismo lugar. Los modelos de negocio de las empresas- escuela también tendrán que reestructurarse cuando las deudas por becas de estudios universitarios financiadas, así como las colegiaturas se conviertan en impagables por la falta de empleo y la relación costo beneficio no sea equitativa para los alumnos egresados. Las empresas también tendrán que modificar sus criterios de selección de candidatos dejando a un lado la prioridad de quien cuenta con un título universitario. El Foro Económico Mundial plantea que esta pandemia se convierte en una oportunidad para recordarnos las habilidades que los estudiantes necesitan justo en crisis como éstas, siendo así, la toma de decisiones informada, resolución creativa de problemas y sobre todo la adaptabilidad. Para garantizar que estas habilidades sigan siendo una prioridad para todos los alumnos, la resiliencia también debe integrarse a la educación.[11]

                La brecha digital seguirá expandiéndose en la medida en la que los estudiantes de sectores vulnerables sigan quedándose atrás en su aprendizaje al igual que aquellos docentes con la resistencia al cambio necesaria para perderse en la incapacidad y la obsolescencia. El panorama muestra un camino largo que recorrer y además por cuenta propia, seremos los autores de un nuevo capítulo de la educación en nuestro país que, sin duda vale la pena escribirlo.

REFERENCIAS:

Si tienes algún comentario o quieres estar en contacto con nosotros te invitamos a darle like a nuestra Fan Page o escríbenos a silvia.aguilar@well-being.com.mx Si quieres un acompañamiento personalizado para algún proyecto que tengas en mente puedes visitarnos en www.well-being.com.mx


[1] UNESCO (2018)

[2] UNESCO (2018)

[3] Rodríguez, C. (2020)

[4] Islas, L. (2017)

[5] Rodríguez, M.A. (2020)

[6] Sloterdijk, P. (1989)

[7] González, T. (1993)

[8] Pinedo, J.L. (2020)

[9] Egan, K. (2000)

[10] Ibarra, F. (2020)

[11] Estrada, P. (2020)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s